Sobre Ruedas
Tips

Optar por la compra de un auto usado tiene innumerables ventajas. Una de las más atractivas es que suele ser mucho más barato que la adquisición de uno nuevo, cuenta con un menor valor del permiso de circulación y ahorras el impuesto verde que sí incluyen los cero kilómetros.

Sin embargo, también existen ciertas desventajas si no realizas la compra de manera segura. Por esta razón te dejamos todo lo que debes considerar para adquirir un auto usado casi como nuevo.

1. Pedir la opinión de un experto

Una de los problemas más comunes con que se encuentran quienes compran un auto usado son las fallas mecánicas. Para prevenirlas, Rodrigo Brito, asesor del área mecánica de INACAP, recomienda que lo primero es comprobar el estado general del vehículo y que no presente nada anormal que pudiese ser un indicador de un posible problema o un choque importante.

“Siempre se recomienda la opinión de un técnico o profesional de la mecánica, idealmente en un taller de servicio con equipamiento e instrumentos que permitan revisar el estado de los componentes y sistemas que componen e integran un vehículo automotriz”, afirma el especialista.

2. Revisar posibles fallas mecánicas

El especialista agrega que es importante verificar la existencia de fugas de fluidos y sus niveles, el estado de los amortiguadores, analizar los gases para conocer la calidad en que se encuentra el motor y revisar el sistema de frenos, incluyendo el de mano.

Además, es recomendable que el conductor compruebe el correcto funcionamiento de los sistemas de confort, seguridad y entretenimiento, como radios, pantallas o parlantes.

En ciertas concesionarias, como es el caso de Salazar Israel, cuentan con mecánicos especialistas en la revisión de autos usados, que realizan un exhaustivo proceso de revisión de precompra anterior a la puesta en vitrina de las salas de venta.

3. Kilometraje o años de antigüedad

Al comprar un auto usado podrás encontrarte con una gran variedad de autos y usos. Existen vehículos que con pocos años de vida, tienen un alto kilometraje, así como también automóviles que a pesar de tener muchos años, muestran un bajo kilometraje.

Pero, ¿qué es mejor? Los especialistas aseguran que se espera que el usuario se fije tanto en el kilometraje como en los años ya que los dos son indicadores de uso.

Desde la concesionaria Salazar Israel explican que un auto suele andar en promedio al año entre 15 mil y 20 kilómetros. Bajo ese parámetro el usuario puede definir qué tan intensivo fue su uso anterior.

Sin embargo, la concesionaria ofrece en su mayoría autos semi nuevos que, por el bajo kilometraje, aún tienen garantía de fábrica, lo que le entrega un estándar de calidad y seguridad mayor al nuevo comprador.

4. Antecedentes y documentación del vehículo

Comprar un auto de segunda, tercera o cuarta mano no tiene por qué traer problemas si se revisan también los datos básicos y documentos existentes.

“Un punto importante a revisar es la documentación del vehículo, la que se debe encontrar vigente tanto en su permiso de circulación como en la revisión técnica, seguro obligatorio y gases, y finalmente comprobar que no presente ningún tipo de multas”, señala Brito.

5. Comprar en lugares seguros

Si bien comprar un auto en una concesionaria puede aumentar el valor del auto en comparación a una venta particular, también es una forma de ahorrarte cientos de estos futuros problemas.

Por ejemplo, en Salazar Israel parte del servicio incluye la obtención y entrega de los papeles, así como la verificación del estado del auto en general.

Además, cuentan con uno de los más grandes stock de autos usados en Chile, puedes entregar tu auto actual en parte de pago y salir del lugar con un auto el mismo día según la opción de financiamiento que elijas.

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos